La Reina Isabel castiga al Príncipe Andrés sin la fiesta por su 60 cumpleaños

El príncipe Andrés no podrá celebrar su sesenta cumpleaños por todo alto. Este es solo uno de los peajes que el duque de York tendrá que asumir por su relación con el pederasta Jeffrey Epstein. Desde hace unos días, la Familia Real Británica vive uno de sus peores momentos, a causa de la vinculación del tercer hijo de la reina Isabel con el financiero norteamericano, que se suicidó en su celda de una cárcel de Nueva York hace unos meses.

A pesar de que apenas dos días después de que el duque de York anunciara su retirada de la vida pública salían a la luz unas imágenes de la Reina montando a caballo junto a él por los terrenos de Windsor, una clara muestra de que la esfera privada se encuentra separada de la pública y del apoyo de la monarca al que desde siempre ha sido su hijo predilecto, parece que ahora la actitud de Isabel II ha cambiado, al menos en parte.

Tal como confirma el Sunday Times, la Reina ha decidido cancelar la fiesta por el sesenta cumpleaños de su hijo y en su lugar hará un pequeño almuerzo de carácter privado. Aunque el evento estaba previsto para el próximo mes de febrero, coincidiendo con el cumpleaños del Príncipe, la monarca ha preferido adelantarse a las circunstancias y evitar todo tipo de especulaciones en torno a la celebración. En esta especial fiesta iban a participar varias organizaciones benéficas con las que colabora el Duque y que ahora han retirado su apoyo a Andrés por su presunta vinculación con el caso de abusos sexuales.

Pese a todo, este pequeño castigo por parte de su madre no debería ser, ni mucho menos, una gran preocupación para el Príncipe. Aunque ya se ha retirado de la vida institucional y no recibirá por tanto ningún tipo de financiación de la Corona, Andrés podría ser llamado a declarar ante el FBI, lo que complicaría aún más su situación y la de la Corona, que en estos momentos no goza de mucha popularidad.

Related posts