Bolsonaro sigue al mando de Brasil desde una habitación de hospital

Las grandes definiciones en Brasil, como la crucial reforma de las jubilaciones prometidas a los inversores, están pendientes de la recuperación del presidente Jair Bolsonaro, que desde hace más de dos semanas se recupera en un hospital de Sao Paulo de una cirugía abdominal.

Bolsonaro, podría recibir el alta esta semana; pero este periodo de administración a media máquina ha expuesto fricciones y luchas de poder en su flamante gobierno, el cual inició el 1 de enero.

Una de esas líneas de tensión se manifestó entre Bolsonaro y su vicepresidente Hamilton Mourao, que solo lo reemplazó en el cargo el día de la operación y el siguiente. Luego, Bolsonaro volvió a asumir sus funciones, aunque los médicos le mantuvieran hasta ahora un régimen de visitas restringidas y le recomendasen hablar lo menos posible.

Varios analistas consideran que la actividad reducida de Bolsonaro genera consecuencias. “Hay una especie de vacío de poder en estas semanas, con la ausencia alargada del presidente”, dijo Thomaz Favaro, director de la consultoría Control Risks.

En este sentido, se pudo conocer que existe un poco de preocupación en los ministerios y las agencias y empresas gubernamentales acerca de cómo impulsar la agenda del nuevo presidente ultraderechista.

Bolsonaro, de 63 años, está hospitalizado desde el 28 de enero, un día antes de someterse a una cirugía que le retiró una bolsa de colostomía que llevaba a consecuencia de una puñalada que recibió en septiembre, durante un acto electoral.

Related posts