Al menos 12 muertos dejó un tiroteo en un bar de California, Estados Unidos

tiroteo

Un nuevo tiroteo masivo sacudió a los Estados Unidos y es que un hombre armado irrumpió en un club nocturno en Thousand Oaks, a las afueras de la ciudad de Los Ángeles, cuando se celebraba una fiesta para universitarios.

Durante la masacre resultaron muertos 12 personas, entre las que figura el sheriff adjunto que se enfrentó al agresor en el local.

El autor de la masacre también fue encontrado muerto dentro del local, pero se pudo conocer que esta matanza se produce tan solo dos semanas después de que un ultra acabara con la vida de 11 personas en una sinagoga de Pittsbugh, en el estado de Pensilvania.

Algunos testigos contaron que el presunto asesino era un varón alto que entró en el bar cubierto con una capucha negra, tras irrumpir en el Borderline Bar & Grill, un local de estilo country, abrió fuego contra los clientes del local.

Primero disparó a la persona que trabajaba en la puerta y luego fue acribillando a los clientes de dentro de forma aparentemente aleatoria, aún no se conocer la identidad ni la edad de las víctimas.

“Le vi entrar (…) y comenzó a disparar”, explicó Mitchell Hunter, de 19 años, quien describio al tirador como un hombre de piel clara y pelo oscuro.

El autor del tiroteo, del que se desconoce la identidad, también murió en el interior del bar, pero la policía no ha indicado si había sido abatido por la policía o si se había suicidado, pero antes de morir disparó indiscriminadamente 30 veces.

El policía muerto formaba parte de la primera patrulla que acudió al lugar e intentó neutralizar la amenaza, en palabras del responsable de la policía del condado de Ventura, Garo Kuredjian.

Una mujer que estaba en el restaurante acompañada por 15 amigos relató que el atacante comenzó a disparar hacia el techo, uno de sus amigos la empujó hacia un balcón exterior para que pudiera escapar de los disparos. La mujer temió por el resto del grupo que se quedó dentro del local.

Otro testigo aseguró que vio a un sospechoso, con barba y sombrero, lanzar granadas de humo y atacar a un vigilante de seguridad, antes de comenzar a disparar indiscriminadamente. “La gente trataba de salir por las ventanas”.

Por su parte, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se refirió en su cuenta de Twitter al terrible tiroteo, elogió la valentía de la policía en California y lamentó las muertes.

El tiroteo es el segundo multitudinario en menos de dos semanas en Estados Unidos y es que el pasado 27 de octubre, un hombre asesinó a 11 personas en una sinagoga de Pittsburgh, Pensilvania mientras rezaban en lo que fue el mayor crimen antisemita individual perpetrado en ese país.

Related posts