Elecciones en Estados Unidos dan victorias a demócratas

demócratas

La oposición demócrata obtuvo las primeras victorias en las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, consideradas un referendo sobre el presidente Donald Trump y en las que la participación fue alta.

El partido del expresidente Barack Obama se anotó los primeros triunfos en la Cámara de Representantes: en Florida, Donna Shalala se quedó con el escaño de la legendaria republicana Ileana Ros-Lehtinen, primera cubana-estadounidense elegida al Congreso y quien se jubila; y en Virginia, Jennifer Wexton desbancó a la saliente Barbara Comstock, según las cadenas de televisión.

Por su parte, el senador Bob Menéndez fue reelecto en el estado de Nueva Jersey, para alivio de su partido, que temía que las acusaciones de corrupción en su contra le costaran el escaño.

Los republicanos sin embargo dieron un duro golpe a los esfuerzos demócratas para recuperar el Senado, ya que el empresario Mike Braun, candidato de Trump en Indiana, derrotó al actual senador Joe Donnelly, según proyecciones de medios.

Donnelly fue uno de los cinco senadores demócratas que se postularon para la reelección en estados donde Trump ganó por un margen considerable en el 2016.

Según las encuestas, los demócratas tienen buenas posibilidades de conseguir los 23 escaños que necesitan para volverse mayoría en la Cámara baja, en tanto se espera que los republicanos retengan el Senado o incluso que aumenten su actual mayoría de 51-49.

En los comicios donde los demócratas bregan por el control del Congreso, las primeras urnas cerraron en Kentucky e Indiana.

Las 435 bancas de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y 36 gobernaciones están en liza junto a numerosos cargos locales y estatales.

Desde Nueva York a California y desde Florida a Illinois, los votantes formaron filas desde tempranas horas d ela mañana, ávidos ycomprometidos de expresarse tras una polarizada campaña, enlutada incluso por actos de violencia.

En comicios donde suele haber alta abstención, 38,4 millones de estadounidenses votaron anticipadamente en los estados que permiten esta modalidad, un 40% más que en las elecciones de medio mandato en 2014, según Michael McDonald, de la organización de referencia, US Elections Project.

Mientras, el Mandatario Nacional pasó el día en la Casa Blanca, lanzando tuits en apoyo a los republicanos en las carreras más difíciles y preparándose para ver los resultados junto a amigos y familiares.

Sin embargo, el tema central de las elecciones es Trump, Trump y Trump. Especialmente para los demócratas, es un referendo en su contra, resumió Cliff Young, del Instituto Ipsos.

Los críticos del presidente, que lo acusan de alentar el racismo y atizar las divisiones para mantenerse en el poder, ven en esta elección una oportunidad para frenar su agenda nacionalista, anti-inmigrante y laxa en relación a las armas.

“No apruebo cómo este presidente está liderando nuestro país. No me gusta viajar al extranjero y avergonzarme al decir que soy estadounidense”, dijo Rory Mabin, de 34 años, al votar en Chicago.

“Creo que sin importar lo que pase, vamos a estar orgullosos de la forma en la que hemos creado un cambio positivo“, dijo Lauren Hogg, de 15 años de edad y sobreviviente del tiroteo masivo en la escuela secundaria de Parkland, Florida, la cual dejó 17 muertos, y activista contra la violencia de las armas.

Otros ciudadanos sin embargo se mostraron contentos con Trump. “Me encanta la desregulación”, comentó James Gerlock, un republicano de 27 años contento con el buen desempeño de la economía que ha tenido su país desde la llegada del presidente Trump al mandato.

Related posts