China denunció la entrada ilegal de un buque militar perteneciente a los Estados Unidos

embarcación

Las Fuerzas Armadas de China advirtieron que sus relaciones con el Ejército estadounidense se han dañado severamente tras la entrada de un buque de guerra de la Marina de los Estados Unidos en aguas del Mar del Sur de ese país que considera que forman parte de su soberanía.

“El destructor de misiles dirigidos USS Decatur entró en aguas de islas y arrecifes chinos del Mar del Sur de China el 30 de septiembre”, así lo informó Wu Qian, portavoz del Ministerio Nacional de Defensa en un comunicado.

El comunicado del Ministerio de Defensa chino divulgó luego que el secretario del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, canceló un viaje que tenía previsto realizar a China este mes para tratar asuntos de seguridad, debido a la creciente tensión entre los dos países, según lo expresó fuentes del Pentágono.

Esas mismas fuentes, sin embargo, no ofrecieron más detalles al respecto, pero una cadena de televisión destacó que la cancelación de esta visita cuyas fechas no llegaron a ser anunciadas se debe a la escalada de tensión entre ambos países en los últimos meses por varios asuntos, entre ellos, la guerra comercial.

Se conoció que una embarcación de la Marina de China identificó al barco estadounidense y llevó a cabo un proceso de identificación de acuerdo con la ley, advirtiendo al buque que debía abandonar esas aguas de las que China se considera soberana.

“Los Estados Unidos han enviado buques de guerra a aguas cercanas a las islas y arrecifes chinos del Mar del Sur de China una y otra vez, lo que supone una grave amenaza para la soberanía y la seguridad de China, dañando de forma severa las relaciones entre los dos Ejércitos y minando significativamente la paz y estabilidad regional”, cita el comunicado.

En este sentido, Wu reiteró la oposición de las Fuerzas Armadas del país a esas acciones y destacó que China “respeta y salvaguarda la libertad de navegar y sobrevolar el Mar del Sur de China de acuerdo a la ley internacional, pero que se opone firmemente a la provocación ilegal en nombre de esa libertad de navegación”.

China mantiene disputas con sus vecinos por la soberanía de islas del Mar de China Meridional, como las Spratly o las Paracel y también se enfrenta a Tokio por el archipiélago Senkaku (Diaoyu en chino), administrado por Japón pero reclamada por el gigante asiático.

Related posts