El sargassum, sin control por las costas centroamericanas

Varios países limítrofes con el Mar Caribe y Centroamérica padecen el brote de las algas sargassum, las cuales continúan afectando las costas, Belice no es ajena a esta situación, por lo que continúan los esfuerzos en Cayo Ambergris para contener la afluencia de este fenómeno marino que sin duda afecta el sector turismo.

Desde el pasado mes de febrero y hasta lo que va del mes de agosto, alrededor de mil 764 toneladas de sargassum han sido eliminadas de las costas de Cayo Ambergris, las autoridades locales se han concentrado en eliminar la acumulación diaria de sargassum dentro del área central de la ciudad, particularmente en la playa de boca del río.

El personal del ayuntamiento de San Pedro a cargo de la limpieza indicó que la comunidad, particularmente el sector comercial, ha estado ayudando a limpiar otras partes de la isla, particularmente frente a sus establecimientos, sin embargo, los esfuerzos para mantener a la isla libre de algas parece ser insuficiente, pues, de acuerdo con el Departamento de Mantenimiento del Ayuntamiento, a diario eliminan cargamentos de sargassum, pero al día siguiente, el área de la playa del centro vuelve a estar llena de algas marinas.

Esta situación afecta directamente a los pequeños y medianos comerciantes que tienen sus negocios cerca del mar por los malos olores que emana, además, el problema no solo ha afectado el negocio del turismo, sino también la vida marina cerca de la costa, las gruesas esteras de sargassum en tres ocasiones diferentes este año causaron la muerte de cientos de peces a lo largo de la costa este de la isla.

Por su parte, en México, desde Cancún hasta Chetumal, Quintana Roo, se han limpiado cientos de miles de metros de algas con poco éxito, amenazando así su industria turística al igual que en Belice, por ello, las autoridades mexicanas han ideado un plan para evitar que los sargazos lleguen a sus costas, el proyecto consiste en barreras  que se colocarán desde Cancún hasta Chetumal, resistentes a las olas y apoyados con el anclaje del lecho marino, por lo que se espera que las mismas redireccionen al sargassum recogido lejos de las playas, no obstante, Belice aún tiene que idear un plan similar o diferente para abordar el problema y así evitar que se continúe afectando al sector turismo y comercial de esta importante zona del país.

Related posts