Comunidades indígenas protestan para exigir atención médica a contaminados con metales en Perú

contaminados

Amnistía Internacional (AI) entregó al Ministerio de Salud de Perú una petición firmada por cerca de 32 mil personas para que atienda a las comunidades indígenas y rurales contaminadas con metales pesados procedentes de los residuos de la minería y los derrames de petróleo.

El documento y las firmas fueron entregadas a la viceministra de Salud Pública, María del Carmen Calle, en compañía de algunos representantes de las comunidades procedentes de ocho regiones del país y afectadas con metales como mercurio, plomo, cadmio y arsénico, entre otros.

La petición reclama al Ministerio de Salud “desarrollar una política pública de salud integral para las personas afectadas por metales tóxicos y otras sustancias químicas”.

Además el documento señala el diseñó e implementar una respuesta sanitaria de emergencia adecuada y coordinada para atender los efectos de la exposición a metales pesados en las comunidades afectadas, así como determinar y erradicar las fuentes de contaminación.

La directora de Amnistía Internacional en Perú, Marina Navarro, lamentó que no existan los suficientes estudios hechos por las autoridades para determinar cuántas personas están contaminadas. “Ocurre en muchos lugares del país. Aquí han llegado representantes de ocho regiones pero sabemos que este problema afecta a muchas más”.

El único caso tratado oficialmente por el Ministerio de Salud es el de la comunidad de indígenas nahua Santa Rosa de Serjalí, situada en Ucayali, en el este del país, donde el 82 % de sus miembros están contaminados con mercurio, según informes de 2016.

Related posts