Tres muertos por bacteria en Uruguay


Tres personas han muerto y otra se encuentra hospitalizada por una bacteria llamada ‘Vibrio vulnificus”, en las costas de Uruguay.

El microorganismo produce síntomas como diarrea, vómitos, dolor de estomago, fiebre y cuando se agudizan los síntomas puede generar lesiones en la piel.

Todas las víctimas son adultas mayores que presentaban algún tipo de herida sin cicatrizar en el momento de entrar en contacto con el agua del mar.

Por esta razón el Ministerio uruguayo de Salud ha difundido un comunicado en el que llama a la población a evitar el ingreso al mar de toda persona que sufra heridas o cortes en la piel en las playas de Maldonado, Montevideo y Canelones.

Asimismo, el Ministerio de Salud ha dicho que la enfermedad se manifiesta entre tres a siete días después de la exposición y, por lo general, causa fiebre, escalofríos, dolor, edema y enrojecimiento de la piel.

Además, se pueden presentar “lesiones bullosas con contenido serohemático (celulitis dolorosa de rápida progresión) y evoluciona en algunos casos a una fascitis necrotizante y cuadros más graves con shock séptico”.

La ‘Vibrio vulnificus’ es conocida como la “bacteria comedora de carne”, ya que los daños que genera en casos graves pueden llevar a la necesidad de amputar partes del cuerpo, recuerda Montevideo Portal.

Existen dos maneras de infectarse, siendo la más común el consumo de productos marinos mal cocidos o crudos y uno de cada diez casos la introducción de la bacteria a través de heridas por contacto con el agua de mar.

La directora general de Salud del Ministerio de Salud Pública, Raquel Rosa, dijo en rueda de prensa que la ‘Vibrio vulnificus’ es “una bacteria que está presente en las aguas cuando tiene condiciones de alcanilidad y aumenta su temperatura, especificamente en la temporada de verano. No obstante, aclaró que es algo habitual en el mar uruguayo y que resulta raro contagiarse porque se trata de una bacteria oportunista”.

Ya en 2017 dos personas fallecieron por el mismo tipo de infección y desde hace varios años se registra un promedio de diez casos cada verano.