Estudio reveló que los cigarrillos electrónicos pueden aumentar el riesgo de cáncer

cigarrillo

La nicotina de los cigarrillos electrónicos podría convertirse en sustancias químicas dañinas para el ADN, así lo aseguraron científicos quienes estudiaron el efecto del vapor del cigarrillo electrónico en ratones sanos y células humanas.

Este estudio los llevó a la conclusión de que puede aumentar el riesgo de sufrir cierto tipo de cáncer, así como enfermedades que afectan al corazón.

En este sentido, los investigadores descubrieron que la nicotina inhalada generada por los cigarrillos electrónicos puede dañar el ADN en el corazón, los pulmones y la vejiga, además de amortiguar los mecanismos de reparación genética del cuerpo.

El grupo de científicos liderado por Moon-shong Tang, profesor de Medicina Ambiental en la Universidad de Nueva York, dijo que los cambios en el ADN eran similares a los relacionados con el humo del tabaquismo pasivo, pero agregó que se necesita investigar mejor la cuestión para saber si realmente el vapor de los cigarrillos electrónicos aumenta el índice de cáncer.

“Los resultados pueden tardar años porque el cáncer es un proceso muy lento”, explicó el profesor.

Mientras que algunos investigadores señalan que el trabajo es de cuidado para las personas, otros aseguran que los resultados son irrelevantes para los humanos.

Los críticos argumentan que los ratones estuvieron expuestos a altos niveles del vapor del cigarrillo electrónico y los efectos pueden ser muy diferentes en las personas que inhalen nicotina de dicha forma.

No es la primera vez que los expertos advierten sobre el riesgo cancerígeno que supone el uso del cigarrillo electrónico.

Para el año 2014, un grupo de investigadores japoneses alertó de que el vapor de algunos cigarrillos electrónicos contenía agentes cancerígenos.

En el 2015 una organización estadounidense denunció que estos productos contienen químicos cancerígenos y finalmente en el 2016, un estudio realizado por investigadores de la Universidad Baptista de Hong Kong afirmaba que los cigarrillos electrónicos tienen más de un millón de veces sustancias cancerígenas que el aire contaminado.

Related posts