Aumentan a 79 los muertos en incendio de la Torre en Londres

El incendio de un bloque de viviendas sociales en Londres la semana pasada ha dejado hasta ahora, según la policía, unas 79 personas muertas o presumiblemente muertas, lo cual representa un severo incremento sobre el anterior balance de 58 fallecidos.

“A esta hora lamento informar que hay ahora 79 personas que creemos que están muertas o desaparecidas, y desgraciadamente tengo que asumir que están muertas”, dijo a la prensa el comandante de policía Stuart Cundy.

Cundy expresó su esperanza de que algunas de las víctimas estén finalmente vivas, citando algunos casos de personas dadas por desaparecidas que finalmente estaban bien. Al contrario, también expresó su temor a que haya gente en el edificio que nadie sabía que estaba allí.

Las autoridades han tenido dificultades para identificar a los fallecidos, debido a que las llamas dañaron los cuerpos.

El incendio en la madrugada del miércoles consumió rápidamente la Torre Grenfel, un edificio de 24 plantas en el barrio londinense de Kensington. Cerca de 600 personas vivían en ese inmueble de 120 apartamentos.

“La cifra de 79 podría cambiar”, dijo Cundy, previendo nuevos cambios en el balance y recordando las dificultades para identificar los cuerpos “debido a la intensidad del fuego y la devastación”. De hecho, sólo cinco cadáveres fueron formalmente identificados.

La primera ministra Theresa May recibió críticas por evitar a los habitantes cuando visitó el lugar del incendio el jueves y tuvo que oír gritos de “vergüenza” y “cobarde” tras regresar ahí al día siguiente.

“Reclamamos justicia”, “vergüenza”, “asesinos”, gritaron los manifestantes, que también corearon eslóganes contra la primera ministra: “Theresa May, es el momento de irse”. Los manifestantes reprochan a las autoridades locales que ignorasen su inquietud sobre la seguridad del edificio de 24 plantas, porque provenían de una población mayoritariamente modesta.

Muchos denunciaron que no había salidas de emergencia, ni extintores, ni alarmas anti-incendios. Además, el revestimiento instalado el año pasado sobre la fachada habría, dicen, favorecido la propagación del fuego.

Tras los disturbios en el barrio donde ocurrió el incendio, y las críticas a la reacción del gobierno conservador, la reina Isabel II llamó a la unidad nacional.

“Este es tradicionalmente un día de fiesta”, dijo la soberana en un mensaje de tono poco habitual coincidiendo con las celebraciones por su 91º cumpleaños. “Pero este año, es difícil no sentir el sombrío estado de ánimo nacional”, agregó, llamando a los británicos a no desmoronarse ante la “sucesión de terribles tragedias” de los últimos meses, tres sangrientos atentados y el incendio.

Related posts