Una monja fue violada y quedo embarazada


La madre Francisca cuenta a cámaras de Tv en Chile, como fue violada por un sujeto llamado Hernán Ríos Valdivia, en el año 2012 en el convento donde hacia vida religiosa.

“La madre superiora autorizo para aquel entonces a un grupo de hombres, a dormir en el convento debido a labores de trabajo que realizarían allí”, lo que no sabía la madre Francisca es que este sería el inicio de lo que ella denomino “inicio de mi calvario”.

Francisca se hizo cargo de las atenciones para aquel grupo de trabajadores, desde comida hasta estar pendiente de los trabajos que ellos realizaban en el convento, lo que no esperaba la madre, es que una de esas noches Hernán Ríos (el violador), aprovecho que Francisca no se sentía muy bien, según relata la religiosa, la traslado a una de las habitaciones y la violó, este episodio de su vida se convirtió en una verdadera tragedia, lo cual dio un vuelco tremendo en su vida.

Cuenta la religiosa que desde ese momento tuvo mucho miedo de dar parte a las autoridades y no autoridades de contar lo que le sucedió, porque estaba aterrada porque pensó que no le creerían, se sentía mal, indigna, sucia y le pedía a Dios todos los días por su perdón, a sabiendas que ella no era culpable de lo que le sucedió. “Uno como mujer se siente incapaz de hablarlo, con miedo si te lo van a creer, no te lo van a creer, con amenazas. Y preferí callar”, así lo relata la madre Francisca.

Su verdadero calvario comenzó al transcurrir tres meses, donde se da cuenta que producto de aquel atropello por parte de su violador, resulto en un embarazo. “Me calumniaron, me dijeron que yo era culpable, que yo lo hice al propósito”, así lo conto la monja con lágrimas en sus ojos. Afirmo que sus hermanas fueron crueles al no creerle y al cuestionarla y someterla al escarnio dentro de la comunidad religiosa.

Solicitaron su renuncia a los hábitos religiosos pero esta se negó. Hoy día con la ayuda de fundaciones que la ampararon la religiosa dio en adopción a su bebé y denunció lo ocurrido ante la justicia, que fue en el 2015 cuando se logró apresar a Hernán Ríos, sin embargo la monja todavía se siente muy mal después de aquel desafortunado incidente en su vida.

Francisca decepcionada de la iglesia y del arzobispado de Santiago y las hermanas capuchinas, procedió a demandar a la iglesia en Santiago de Chile.

Por su parte la iglesia en Chile, niegan haber estado al tanto del incidente, y aseguran que solo desde la notificación de la demanda, es que ellos se enteran de lo sucedido. Por su parte la hermana Francisca no cree en esta versión. Hasta ahora no se conoce ningún pronunciamiento por parte del Vaticano.