Cuando se trata de mafiosos se presume que el reto de seguridad no será fácil, y más cuando se trata del Chapo Guzmán.


A comienzos del presente año la justicia estadounidense, en conjunto con las autoridades Mexicanas, acordaron la extradición de quien se conoce como uno de los Capos más influyentes en el bajo mundo del narcotráfico. Pues este caso representa un verdadero reto para los tribunales y cárceles que tendrán que dictaminar la suerte del Chapo, esto debido a los antecedentes de fuga reflejados en el historial de estadías en cárceles de máxima seguridad del hoy acusado líder del cartel de Sinaloa.

A saber que en el 2015 el chapo escapo por segunda vez de una cárcel de máxima seguridad,  y es allí cuando pensamos ¿Es necesario continuar en un proceso con un “IMPUTADO” con antecedentes como los del Señor Guzmán? O más bien ¿Está más que determinado por sus oficios cuáles son sus alcances, quien es el personaje, cuál debe ser su condenatoria definitiva?, pues los verdaderos intereses que existen alrededor de este caso no lo sabemos con certeza, ¡por dios! Se trata de las grandes influencias  por el gran poder no solo de lo que representa y los alcances de poder, sino, por el gran emporio económico, que hoy día se están disputando muchos interesados. También se deben estar preguntando muchos lectores de la vida notoria y comunicacional del “gran narcotraficante mafioso de los bajos mundos”, sobre la posición que adopto el gobierno mexicano al acordar con el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, el no aplicar la pena de muerte.

Actualmente otros de los misterios del caso en cuestión, es lo que atañe a los testigos del caso Guzmán, pues lo más seguro y evidente en casos como este es que se desconoce quiénes son y en que se fundan para señalar o establecer su vinculación directa con los 17 delitos por los que se le acusa.

La responsabilidad que tiene la cárcel de Brooklyn, y la seguridad que debe tener con respecto a este caso, implica también que no se dé a conocer información detallada del proceso. Los familiares del capo “han solicitado apoyo de la organización de defensa de derechos humanos Amnistía Internacional”, así lo reseño BBC mundo, allí nos preguntamos sino será esto parte de una estrategia, porque con el chapo nunca se sabe.