El síndrome de Down es una condición, no una enfermedad.


El pasado 21 de marzo se celebró el día mundial del Síndrome de Down, una condición genética que padece un gran número de la población mundial. En nuestra sección de Salud conozca un poco más sobre esta condición, sugerencias, padecimientos y avances de este estilo de vida.

El síndrome de Down, es un trastorno genético que se presenta desde el embarazo, no es una enfermedad como muchas personas creen, es una variante cromosómica que se presenta al momento de la formación del feto. El ser humano genéticamente normal tiene 46 cromosomas, mientras que una persona con Síndrome de Down, tiene 47 cromosomas. La medicina aún no determina las causas de esta mal formación, pero han sido muchos los avances que hasta ahora ¿han mejorado la calidad de vida de estos pacientes.

La madre de un bebé con síndrome de Down, puede enterarse de esta condición desde el embarazo a través de pruebas especiales, si el embarazo es controlado regularmente por un ginecobstetra, en algunos casos no es sino hasta el momento del nacimiento que pueden darse cuenta de esta condición del bebé.

Las personas que presentan esta condición por lo general tienen unas características físicas y cognitivas específicas que denotan la condición, se ha determinado que hay más de 100 rasgos peculiares asociados al síndrome de Down. Los más frecuentes o comunes que se presentan pueden ser:

  • Discapacidad Cognitiva
  • Retraso del crecimiento
  • Huella dactilar atípica
  • Hernia umbilical
  • Cuello Corto
  • Extremidades cortas
  • Estrabismo

Por lo general las personas con esta condición presentan problemas de salud asociados a la malformación genética en su cuerpo. Las patologías más frecuentes asociadas al síndrome de Down son:

  • Cardiopatías
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Trastornos endocrinos
  • Trastornos de la visión
  • Trastornos de la audición
  • Trastornos odontoestomatológicos
  • Inmunodeficiencia y susceptibilidad a las infecciones

La mejoría en los tratamientos de las enfermedades asociadas al Síndrome de Down  ha aumentado la esperanza de vida de estas personas, desde los 14 años hace unas décadas, hasta casi la normalidad 60 años, en países desarrollados en la actualidad.

Criar un niño con síndrome de Down no es tarea fácil, si bien todos los niños requieren de atención para lograr el aprendizaje a lo largo de su vida, los niños que padecen del síndrome de Down requieren de una mayor atención para su proceso de aprendizaje, puesto que para ellos no es muy fácil desarrollar el habla, su lenguaje puede ser muy escaso, pero desarrollan mejor el lenguaje no verbal, a través de señas, el contacto visual, y la sonrisa. Por lo general son niños muy alegres y con gustos hacia actividades como la música, el baile, las artes escénicas y otros se han desarrollado muy bien en el deporte.

En el 2011 la Organización mundial de la salud decreto el 21 de marzo como el día mundial del síndrome de Down, con el objetivo de promover campañas para la inclusión y aumentar la conciencia Pública. Este 2017 en el marco de la celebración del 12° aniversario del día del síndrome de Down, la campaña se denomina “Mi Voz Mi Comunidad”. Habilitar a las personas con síndrome de Down para que puedan expresarse, ser escuchados e influir en la política y la acción del gobierno, con el fin de que se integren plenamente en las comunidades.