Esta semana Ecuador va a elecciones.


 

Esta semana Ecuador elegirá en segunda vuelta a su próximo presidente entre Lenín Moreno, candidato oficalista y Guillermo Lasso líder de la Oposición.

Moreno fue vicepresidente del actual presidente Rafael Correa y se destacó a nivel nacional e internacional por la creación de programas de atención a personas con discapacidad (él mismo se desplaza en una silla de ruedas desde que recibió un disparo en un asalto hace casi 20 años).

Lasso es un hombre de negocios exitoso que comenzó a trabajar a los 15 años en la Bolsa de Valores de Guayaquil y terminó como presidente ejecutivo de uno de los bancos más importantes del país; ha ocupado puestos políticos como el de gobernador, ministro de Economía y embajador itinerante (ésta es la segunda vez que se presenta a la presidencia).

Lenín Moreno orientó su labor como vicepresidente a mejorar las condiciones de personas con discapacidad.

Fernando Cordero, hombre de Alianza País y expresidente de la Asamblea Nacional, destaca que Lenín Moreno es reconocido por ser el político que incorporó a las personas con discapacidad a prácticamente todas las actividades cotidianas y laborales, pero tiene además otras condiciones políticas.

“Lenín es mucho más amigable, es jovial, es tolerante. Rafael (Correa) es de esas personas que lo que dice hace, entonces se vuelve de esas personas que aparentemente pertenece a una política en donde no caben los acuerdos”, dice Cordero y añade: “Creo que ahí hay una diferencia de personalidad, porque el rumbo no va a modificarse con Lenín de una manera esencial, pero sí la forma de hacer política”.

Guillermo Lasso nunca ha ocupado un cargo político de elección popular pero se convirtió desde hace cinco años en el principal líder opositor al correísmo.
Para la experta en Comunicación Política Natali Becerra, presentar a Moreno como un hombre menos confrontador que el actual mandatario es una estrategia de Alianza País.

“Ciertamente desde el inicio de la campaña quedo súper clara la frase que hace poco Rafael Correa mencionó en un enlace ciudadano -‘es hora de pasar del príncipe guerrero al rey sabio’-, de hecho hasta físicamente se presentó un Lenín más canoso y avejentado que nos permite de esa manera hacer la conexión incluso emocional con ese hombre respetable”.

Para César Monge, presidente de CREO, el partido de Guillermo Lasso, más allá de sus estrategias políticas, Moreno no tiene la capacidad para enfrentar la crisis económica que enfrenta el país: “Ha mostrado en la campaña una confusión profunda en conceptos y números que refleja un candidato con serios y preocupantes vacíos; creo que esa falta de capacidad se refleja en el hecho de que ha sido imposible tener un debate con él, cuando por parte de Guillermo (Lasso) siempre hubo la predisposición de debatir”.