Incendian el Congreso de Paraguay como protesta por reforma Constitucional.


 

Esta semana, el Congreso de Paraguay fue tomado por varios manifestantes contrarios a la enmienda constitucional como vía para facultar la reelección presidencial, que el viernes fue aprobada por 25 senadores en una reunión a puertas cerradas denunciada como ilegal por parte de la oposición.

Los manifestantes salieron a las calles de Asunción tras la aprobación de la polémica enmienda para la reelección del expresidente Fernando Lugo.

Mientras, el Ministerio del Interior de Paraguay investiga la muerte de un joven opositor por un disparo en la cabeza supuestamente realizado por un efectivo policial en la sede del Partido Liberal (PLRA) en Asunción, tras el incendio del Congreso por manifestantes en contra de la reelección presidencial.

El ministerio del Interior indicó, a través de un comunicado, que investigan “las circunstancias de la muerte del joven presuntamente en manos de un efectivo de la Policía Nacional”. El fallecido es Rodrigo Quintana, de 25 años, líder de la juventud del Partido Liberal en la localidad de La Colmena.

La enmienda de la discordia, llevada a cabo en la dependencia senatorial del Frente Guasú, del expresidente Fernando Lugo, sin la presencia del resto de los 45 senadores y del presidente de la Cámara, Roberto Acevedo, provocó una batalla campal en las cercanías del edificio, que fue incendiado en parte, y en la que resultaron heridos varios legisladores.

Varias instalaciones del Congreso fueron pasto de las llamas causadas por los manifestantes, que arrojaron piedras a la Policía y ocasionaron destrozos en diferentes enfrentamientos.

En el primero de ellos, la Policía disparó balines de goma e hirió al diputado Edgar Acosta y al presidente del opositor Partido Liberal, Efraín Alegre.

Miembros del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Paraguay comenzaron a sofocar las llamas de la primera planta del edificio, donde se encuentra la sala bicameral del Parlamento y las oficinas de varios legisladores.

Los incidentes se trasladaron al microcentro de la ciudad, con pequeños grupos formando barricadas, que fueron respondidos por la acción policial.

Mientras, Cartes emitió un comunicado instando a la calma a la ciudadanía, y a no dejarse llevar por la violencia.

Añadió que el incendio registrado en el Congreso “demuestra, una vez más, que un grupo de paraguayos en la política y en medios masivos de comunicación, no escatimarán esfuerzos para lograr el objetivo de destruir la democracia y la estabilidad política y económica del país”.

Portavoces de los Bomberos declararon que la situación está bajo control, aunque hay importantes daños materiales que deben ser evaluados.