Residentes de la zona turística rechazan nuevas medidas de la Oficina de Turismo y del Ayuntamiento.


 

Los residentes, las empresas y los operadores turísticos están en shock ya que la Junta de Turismo de Belice a vuelto a proponer una serie de modificaciones radicales en la Zona Turística de Fort George. Algo que ellos calificaron como más tráfico, más ruido, más caos y menos beneficios.

Esta semana, los interesados, grandes y pequeños, así como los residentes de Fort George, convocaron a una conferencia de prensa en la que expresaron su severa preocupación ante las nuevas medidas que están presentando la Oficina de Turismo y el Ayuntamiento de Belice.

Estos cambios fueron introducidos en una consulta pública la semana pasada, durante la cual se reveló que se le harán cambios importantes al flujo de tráfico vehicular dentro del congestionado vecindario de la calle Fort. Incluso, para empeorar aún más las cosas, el aumento del tráfico amenaza afectar la comodidad de los huéspedes del Hotel Radisson, el cual es un hito en la zona, y que, además, ha estado en funcionamiento durante más de cincuenta años.

Además, el Ayuntamiento también se prepara para cobrarle una cuota de trescientos dólares a los vendedores que utilizan las instalaciones del ayuntamiento. Y esta medida es lanzada justo ahora, en un momento en que la temporada alta de turismo de cruceros es menos rentable para los operadores turísticos independientes y para los proveedores.