Joven víctima retira los cargos en un caso de abuso sexual.


 

Un guardia de seguridad sexagenario, residente de la zona de San Pedro y quien estaba acusado de abusar de una niña de ocho años, es un hombre libre desde esta semana.

José Romero, de sesenta y siete años, fue absuelto de los graves cargos de interacción carnal con la niña después de que la presunta víctima optase por no testificar en su contra.

La fiscal en el caso, Sherigne Rodríguez, llamó a dos testigos al estrado antes de que Romero fuera puesto en libertad. Incluían a la niña, que ahora tiene quince años de edad, y a su madre; Ambas dijeron a la corte que ya no deseaban continuar con el caso.

La niña pudo identificar a Romero, pero no proporcionaron ninguna evidencia para probar las acusaciones de que éste había abusado de ella sexualmente. La fiscal Rodríguez presentó la figura legal denominada como “nolle prosequi” y Romero fue puesto en libertad incondicional.

Romero fue representado por el abogado, Simeon Sampson, que no tenía ninguna pregunta para la víctima antes de que dejara el puesto. La joven hizo la acusación contra Romero en febrero de 2010. Y en esa ocasión fue detenido y enviado a prisión.