Policía dormido recibe un disparo de su propia arma.


 
Cuando el departamento de policía aún está en shock por el asesinato de un compañero en la estación Raccoon, justo ante los ojos de todos, y en su propio territorio, esta semana el departamento fufrió otra conmoción cuando un policía recibió un disparo de su propia pistola Glock y en su propia casa mientras dormía en su propio cuarto.
 
La policía asegura que fue un accidente. Dicen que el cabo de policía de 40 años de edad Daniel Lawrence, que pertenece al equipo de oficiales de Strike South, se había quedado dormido en su habitación con su pistola de 9 milímetros de licencia bajo la almohada cuando, accidentalmente, la misma se disparó hiriéndolo en el pecho. 
 
Según los reportes, como consecuencia del disparo accidental Lawrence quedó con un pulmón perforado, y fue admitido en el Karl Heusner Memorial Hospital (KHMH) donde afortunadamente ya se encuentra en condición estable según los últimos reportes de las fuentes policiales oficiales.