Más de 40 mil damnificados en Perú por desbordamiento del río Piura.


 

Tras el desbordamiento del Río Piura en Perú hace más de una semana, las circunstancias climáticas han traído terribles consecuencias materiales, sobre todo en relación a vivienda, para más de 40 mil peruanos.

Catacaos que es un distrito famoso por su condición de próspera zona turística, está ahora bajo el agua y hay cientos de sus pobladores incomunicados. En la ciudad de Piura también hay plazas, calles y muchas urbanizaciones anegadas donde las personas están caminando por sus calles con el agua hasta el pecho con tal de ponerse a mejor resguardo o de intentar rescatar sus posesiones.

Hasta ayer, el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) mantenía la cifra de más de 40 mil damnificados y 400 mil afectados, una cifra que seguramente se multiplicará rapidamente porque jurisdicciones como Tambogrande, Castilla, Cura Mori y Catacaos están completamente inundadas.

Por ello, cerca de 1,200 personas, entre ellas una gestante a punto de dar a luz y un bebé, han sido evacuadas hasta el momento de la última jurisdicción. En esta zona, el caudal les llega al cuello a los afectados, por lo que ancianos, niños y mujeres se encuentran aislados en los techos de sus casas.

Mientras tanto, cientos de personas en otros sectores del Bajo Piura, aún se encontraban con el agua hasta el pecho a la espera de ser evacuadas por grupos de voluntarios o por personal activo de las Fuerzas Armadas del Perú.

Además de los ya mencionados, otros lugares afectados son Simbilá, Viduque, Narihualá, San Jacinto, Nuevo Catacaos, Monte Sullón, Pedregal Grande, Juan de Mori, entre otros. Y el centro de salud de Catacaos, donde miles de damnificados exigían entre sollozos agua y alimentos, también está totalmente colapsado.

Al respecto, el alcalde de Piura, Óscar Miranda, manifestó que necesitan una ciudad más moderna para enfrentar los fenómenos naturales e insistió en la ejecución de un sistema de evacuación pluvial y la construcción de la presa La Peñita, con el fin de controlar los desbordes del río Piura, obras éstas que demandarían más de 500 millones de soles. Por su parte, el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, sobrevoló la región y destacó que el nivel de las aguas del río Piura había descendido considerablemente, de más de 3,400 a 1,500 metros cúbicos por segundo. “Hay buenas señales para empezar con la reconstrucción parcial y luego con la reconstrucción permanente” dijo. Asimismo, reveló que ha llegado al país gente que manejó una emergencia similar en Colombia para colaborar con la atención de la crisis. “Estamos trabajando con ellos”, acotó.

Mientras tanto, en medio de los escombros que dejaron los huaicos en el poblado El Milagro, en Trujillo, nació Esperanza Victoria, con un peso de 900 kilogramos y 49 centímetros, para aliviar el dolor de sus padres y sus cinco hermanos que, tras los siete aludes registrados en la Capital de la Eterna Primavera, terminaron por quedarse en la calle luego de que su vivienda colapsara. La madre, Cecilia Rodríguez Alcalde (28), y su bebé, fueron trasladadas a carpas, al igual que otras 25 familias.