Estados Unidos aumentó sus exigencias para obtener la visa


 

A partir de ahora, y a nivel global, todas las personas que deseen viajar a territorio estadounidense por turismo, negocios, trabajo, estudios o motivos familiares tendrán que cumplir con una lista de exigencias que se verá bastante endurecida.
Estas exigencias incluirán cuestionarios enfocados sobre los antecedentes personales, averiguaciones en las entrevistas sobre el pasado de la persona, chequeo de sus publicaciones en las redes sociales y muchas otras investigaciones.

La administración de Donald Trump busca identificar “grupos que requieran un mayor escrutinio” para acceder a los Estados Unidos y lo hará aumentando las exigencias de los controles y revisiones de todos los solicitantes de su visa de acceso a nivel mundial.

Las nuevas instrucciones, que se conocieron esta semana, ya fueron enviadas a todas las embajadas estadounidenses en los cinco continentes.

A partir de ahora, las oficinas consulares de EE.UU. deberán encargarse de indagar más en los antecedentes de los solicitantes de una visa e incluso revisar sus perfiles en redes sociales.

Las nuevas medidas ya provocaron las críticas de organizaciones civiles, abogados de inmigraciones y grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional.

El 17 de marzo, una guía de siete páginas con nuevos procedimientos fue enviada a las embajadas estadounidenses desde el despacho del secretario de Estado, Rex Tillerson.

Tillerson escribió en las instrucciones enviadas a todo el mundo: “Los funcionarios consulares no deben dudar en rechazar cualquier caso que presente preocupaciones de seguridad“.
El documento, que no fue anunciado por el Departamento de Estado, fue hecho público recién esta semana por diversos medios de comunicación que lo republicaron.

Además, en la guía, el secretario de Estado afirma: “Todas las decisiones de visado son decisiones de seguridad nacional” y estas nuevas medidas se enmarcan en lo que el presidente Trump llamó una “investigación extrema a todas las personas que ingresen al país”.

La instructiva ordena a los jefes consulares de cada misión diplomática estadounidense convocar a grupos de trabajo con agentes de inteligencia para “desarrollar una lista de criterios que identifiquen conjuntos poblaciones que requieran un mayor escrutinio”.

Una vez que esto suceda, los solicitantes de visado que se encuentren dentro de uno de estos grupos “deberán ser considerados para el control de seguridad de nivel superior“.

Según cifras oficiales, 10 millones de visas estadounidenses fueron emitidas en 2016 en todo el mundo.

El Departamento de Estado señaló, asimismo, que tomaron inmediatamente “medidas para fortalecer aún más nuestros ya fuertes procedimientos de monitoreo e investigación, que incluyen reconocimiento facial y dactilar y seguimiento antiterrorista interinstitucional, con el fin de identificar con mayor eficacia a las personas que podrían representar una amenaza para Estados Unidos”.

Al respecto de las nuevas medidas tomadas, el Departamento de Estado indicó que se trata de “comunicaciones internas”.

“Proporcionamos regularmente instrucciones operativas actualizadas a nuestras embajadas y consulados de todo el mundo para asegurar que nuestros oficiales consulares estén utilizando los procedimientos de investigación más actualizados al adjudicar los visados. Tales instrucciones son comunicaciones internas, que no compartimos ni comentamos públicamente“

Revisar teléfonos, pedir contraseñas, acceder a redes sociales… ¿qué pueden hacer los agentes de migración de EE.UU.? En una parte de las instrucciones, el Departamento de Estado señala que las oficinas consulares deben realizar una “revisión obligatoria” de las redes sociales de aquellas personas que alguna vez en su vida estuvieron en territorios con presencia de Estado Islámico.

Los solicitantes que alguna vez pasaron por estos lugares deben ser “señalados para una revisión adicional”, según las nuevas órdenes aunque el Departamento de Estado no ha informdo aún a partir de cuando comenzarán a realizarse estas revisiones.

La guía enviada por el Departamento de Estado advuerte que esto podrá demorar más el trámite de visado en todo el mundo.

El trámite de visado para un turista puede tomar algunas semanas o meses y en el caso de una autorización de trabajo puede demorar años en la actualidad.