Se quemó un vecindario pobre, y ahora hay decenas de personas sin hogar.


 
Uno de los barrios más antiguos de bajos ingresos de la ciudad fue destruido por el fuego esta semana, y obviamente decenas de personas quedarán sin techo a consecuencia de este siniestro. 
 
El Callejón de Rosa, entre las calles Queen y North Front, fue, de acuerdo a las primeras pesquisas, el punto focal desde donde se iniciaron las llamas, las cuales se propagaron posteriormente a uno de los edificios de apartamentos donde muchas familias residían desde hace bastantes años. 
 
Afortunadamente, nadie resultó herido en esta área que es el hogar de muchas familias con muchos menores de edad. Pero los residentes están indignados, según informó Leroy Grandmaster Young, (representante comunitario de dicha zona y miembro prominente del barrio afectado), “ya que el Departamento de Bomberos hizo un trabajo muy pobre y no estaban preparados con suficiente agua o con equipos verdaderamente adecuados.”