Calaney libre de cargos por la muerte de su ex.


 
Los juicios sin jurado han sido el punto destacado dentro de las más recientes informaciones judiciales, y esta semana hubo otro de estos casos en la Corte Suprema.
 
Calaney Flowers, residente de Belize City, fue noticia en agosto de 2012, al ser acusada simultáneamente de asesinato e intento de asesinato por supuestamente usar su vehículo para derribar y matar tanto al padre de su hijo como a su nueva novia, cuando ambos se desplazaban en la motocicleta de éste.
 
El ex de Flowers, y padre de su hijo, Lyndon Morrison, tenía 29 años para ese momento y viajaba en su motocicleta marca Suzuki  con su nueva pareja, de nombre Sochyl Sosa. Ambos iban por Freetown Road, cuando Flowers los embistió con su coche. Morrisson murió de sus heridas, mientras que Sosa quedó gravemente herida.
 
Flowers fue juzgada sin jurado el año pasado, y en dicho juicio la fiscalía mostró evidencia de que ella había embestido intencionalmente a la pareja, generando así el accidente en el que Morrison falleció y Sosa quedó con severas lesiones.
 
Pero luego, tras 9 meses de espera para el juicio, el juez Troadio González finalmente emitió su veredicto esta semana. Y, tomando en cuenta alegatos de la defensa en el sentido de que el vehículo de Flowers no presentaba ni un rasguño, lo cual es casi imposible para la magnitud del daño que sufrió la motocicleta, la absolvió del asesinato por la muerte de Morrison, y de los cargos de intento de asesinato por las heridas ocasionadas a la mencionada señorita Sosa, sobreviviente del encontronazo.