Hallan partes humanas dentro de un saco cerca de Iguana Creek.


 
Aunque, gracias a Dios, esta vez la tragedia no los tocó directamente a ellos, los familiares de Kerona Ara de 18 años,  volvieron a ser noticia esta semana, pocos días después del brutal asesinato de su amada hija.
 
Dos hermanos de Ara cazaban iguanas con unos amigos cerca del puente de Iguana Creek y encontraron en el agua una bolsa que querían usar para sostener una iguana que habían capturado, pero cuando se acercaron se dieron cuenta de que la bolsa ya tenía los restos de un cuerpo humano.
 
Específicamente, las partes humanas halladas eran manos y pies y los niños corrieron a casa para contarle a su madre, Sherlene Mai, sobre lo que encontraron. La familia, al corroborar el relato de los niños, rápidamente llamó a la Policía, quien hizo acto de presencia en el lugar para comenzar a investigar tan dantesca circunstancia.