Atentado terrorista frente al Parlamento en Londres.


Un hombre embistió con un vehículo, un Hyundai gris, a varios transeúntes en el puente de Westminster, aledaño al Parlamento y al Big Ben. Una de las personas atropelladas, una mujer, murió. Otra mujer fue rescatada con heridas de gravedad del río Támesis, al que aparentemente se arrojó tratando de escapar del ataque.
 
El incidente (frente al Parlamento de Reino Unido) dejó muertas en total en el centro de Londres a cuatro personas, entre ellas un atacante, un agente de la policía y a la mencionada mujer. En total, 20 personas resultaron heridas, entre ellas 3 escolares franceses.
 
La Policía Metropolitana (Scotland Yard) puso en marcha un enorme despliegue de seguridad que incluyó la evacuación de las inmediaciones del Parlamento, que fue cerrado y acordonado.
 
Posteriormente, el atacante empotró el vehículo contra una de las vallas que circundan una instalación aledaña al Parlamento británico. Descendió del vehículo, y en el estacionamiento del Parlamento, conocido como Old Palace Yard, apuñaló a un policía que falleció luego, pese a los esfuerzos que se hicieron para reanimarlo.
 
En ese lugar el agresor fue abatido por personal armado de la Policía Metropolitana, según confirmó el comandante encargado de Scotland Yard, Mark Rowley.
 
Al menos tres policías más, que vigilaban las instalaciones del Parlamento, resultaron heridos. Los testigos describieron escenas de caos, con gente gritando y escapando. Sin embargo algunos transeúntes atendieron a los heridos en el puente de Westminster.
 
En el momento del ataque, la primera ministra Theresa May, se encontraba en Westminster, así como decenas de parlamentarios. Según se informó,May fue evacuada de inmediato y conducida a 10 Downing Street, sede del gobierno, situado a pocas cuadras del lugar.
 
May tachó más tarde el incidente de “ataque abominable” y, en un comunicado, expresó su solidaridad con los fallecidos y heridos, y sus familias.
 
El Palacio de Westminster fue acordonado casi de inmediato -las primeras ambulancias llegaron en 6 minutos- con los parlamentarios dentro.
Los parlamentarios y otras personas que se encontraban en el edificio -unas 500- fueron evacuados dos horas después y conducidos a la Abadía de Westminster, para ser interrogados por la policía.
 
Al salir pudieron ver el enorme operativo de seguridad que se desarrollaba en el centro de la capital londinense, con el Parlamento, la estación del metro y todas las calles aledañas bloqueados por policías armados.
 
La policía acordonó el lugar y el edificio del parlamento fue cerrado mientras las autoridades controlan la zona donde ocurrió el tiroteo.
 
Las víctimas fueron trasladadas en helicóptero o ambulancia a centros médicos cercanos, entre ellos el Hospital de St Thomas.
La investigación la conduce el brazoantiterrorista de Scotland Yard ya que, poco después de que se registrara el ataque, la Policía Metropolitana informó que estaba tratándolo como un “hecho terrorista hasta que se demostrara lo contrario”.