Puerto Rico avanza a la final del Clásico Mundial de Béisbol


Por segunda vez consecutiva los boricuas disputarán el partido por el campeonato.

21 de marzo – Alberto Hidalgo – 12:00p.m.

Tal y como lo hiciera en la edición anterior (año 2013), de la magna cita que reúne lo más prominente de las selecciones nacionales en lo que respecta al béisbol de escala mundial, los boricuas a fuerza de batazos, aunado a una defensa implacable e ingenio, lograron coronar una imprescindible victoria de 4 rayitas por 3, ante una novena holandesa muy bien plantada, efectiva también en la defensa, y además contando con consagrados bates que tienen parte en las grandes ligas y que anoche aportaron mucho, pero a la final en jornada de extra inning,  prevaleció el conjunto de la Isla del encanto con pizarra final de 4-3.

En un encuentro de muchas conexiones productivas, e incluso de tendencias cerradas, en la cual la novena europea dijo presente desde las primeras instancias del encuentro, al marcar dos en la pizarra en el propio primer inning.
Seguidamente, al cierre de aquel vivido primer capítulo, Puerto Rico en virtud de un doblete de Francisco Lindor, y un bambinazo de Carlos Correa por la pradera de la izquierda, igualaba las acciones. Posterior a esto, los caribeños se irían arriba en el score 3-2, al cierre del segundo inning.

Habiendo arribado al quinto tramo, Holanda empataría el marcador con extra base de Wladimir Balentien, Una soberbia conexión que pego de la valla del jardín izquierdo, a lo que Shaw Zarraga sacudía un doble hacia el centerfield para remolcar a Balentien. La pizarra marcaba 3-3.
Lo demás constituye la singular historia de esta movida edición del Clásico Mundial en su fase semifinal, porque al llegar empatados al undécimo inning, se aplicaría la regla que coloca corredores en primera y segunda base al inicio del episodio y justamente al cierre de ese capítulo, los de La Isla, teniendo a Yadier Molina consumiendo turno al bate, además Kike Hernández y Correa en las almohadillas segunda y primera respectivamente, Molina tocaba de sacrificio y ambos corredores adelantarían a tercera y segunda con un out.  Acto seguido, Báez recibía base por bola intencional que llenaba las bases. Y sería entonces, el boricua Eddie Rosario, quien con fly al jardín central, impulsaría la carrera que sello el triunfo de su novena y su respectivo pase a la final, a la espera de quien resulte vencedor entre Estados Unidos y Japón, quienes se medirán esta noche a las 8:00 en el Dodgerd Stadium de Los Ángeles.

Gráfico: Cortesía de AP