Esta Semana los Holandeses votaron contra el populismo y la ultraderecha


Mark Rutte, primer ministro de Holanda, había dicho en la campaña electoral: “Debemos evitar que ocurra un efecto dominó. Debemos frenar el populismo en Europa”. Al parecer, sus ciudadanos, le escucharon.
 
Según la televisión pública NOS, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) del primer ministro Mark Rutte obtuvo 31 escaños de 150, mientras que el Partido por la Libertad (PVV) de Wilders alcanzó 19, los mismos que el Llamamiento Demócratacristiano y el partido de la Democracia D66.
 
Los laboristas, socios en el Gobierno de Rutte, sufrirían por su parte una derrota histórica, según esos mismos sondeos.  
 
Los holandeses se movilizaron con fuerza para elegir el nuevo parlamento en comicios considerados clave para medir el auge del populismo en Europa, tras un final de campaña agitado por la crisis con Turquía.
 
Unos 12,9 millones de electores estaban convocados a las urnas.
 
Después del brexit en el Reino Unido y la elección de Donald Trump en EEUU, las elecciones holandesas se consideran un indicio de lo que podría avecinarse en las presidenciales de Francia, en abril y mayo, y en las legislativas de Alemania, a fin de año.
 
La campaña estuvo dominada por el enfrentamiento entre Mark RutteGeert Wilders.
 
Wilders votó en una escuela de las afueras de La Haya, ante numerosos periodistas. “Sea cual sea el resultado de las elecciones hoy, el genio no volverá a su lámpara y esta revolución patriótica seguirá”, afirmó.
 
“Creo que los acontecimientos en EEUU, y quizás en otros países europeos, demuestran que la gente normal quiere ser de nuevo soberana en sus países”, agregó.  
 
Al otro lado de la ciudad, Ruttetambién votó y habló brevemente con unos estudiantes que, gritando su nombre, prometían “votar un día por usted”.  
 
“Esta elección es crucial para Holanda. Es la oportunidad para una democracia como la nuestra de poner fin al efecto dominó del mal populismo”, señaló.
 
“Considero que es una victoria para Europa, pues hay muchos países donde los partidos populistas se vuelven cada vez más grandes”, afirmó la ministra saliente de Infraestructura, Melanie Schultz, a laAFP.
 
La elección se caracterizó por una participación masiva: 81 por ciento de electores acudieron a las urnas, según la encuestadora Ipsos
 
En una sala llena en La Haya, los simpatizantes del VVD, con copas de champaña en la mano, celebraron la noticia.