Incendio de un centro para menores en Guatemala desata una tragedia.


Esta semana al menos 22 niñas murieron de madrugada en un incendio registrado en un centro de menores al sureste de la capital guatemalteca. El hecho ocurrió  cerca de la capital, en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción en la localidad de San José Pinula.
 
El siniestro se produjo, según los bomberos, entre la noche de este martes y la madrugada del miércoles después de que el día anterior se fugaran unos 60 jóvenes que estaban internados en el centro. Unas cuarenta personas han sido trasladadas a los hospitales más cercanos por los cuerpos de emergencia.  
 
La tragedia ocurrió toda vez que las mismas internas habían avisado a sus familiares que tenían prevista una protesta para el atardecer del martes, ocasión en la que, tras causar destrozos en el centro, algunas de ellas lograron huir. El Hogar Seguro Virgen de la Asunción, dependiente de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, alberga a más de 600 niñas y adolescentes víctimas de violencia familiar, niños de la calle, jóvenes con problemas de abusos sexuales o de drogadicción.
 
En la madrugada siguiente, cuando todo parecía en calma de nuevo, un grupo de internas prendió fuego a los colchones de sus celdas. Las llamas se salieron de control. 
 
De acuerdo con los familiares de las niñas y adolescentes ahí internadas, hay abusos por parte de las autoridades que van desde maltratos verbales, físicos y psicológicos hasta violaciones sexuales por lossupervisores. Otras causas del descontento han sido también la pésima calidad de la comida y las restricciones a las visitas familiares.
 
Una de las madres, con muestras dedesesperación, se ha quejado de la falta de información. “Tenemos derecho a saber qué ocurrió con nuestros hijos”, repite. Tras el impenetrable cerco policial se ha podido ver cómo algunas de las niñas, con los rostros tapados con toallas, han sido llevadas a vehículos del Sistema Penitenciario para ser trasladadas a otros centros, sin que las autoridades precisen a dónde. Al filo del mediodía, en los alrededores de ese centro de menores era evidente la presencia de la policía ante el temor de que los familiares intentaran entrar por la fuerza para saber la suerte de los suyos.