Embajador de Guatemala regresó silenciosamente.


El embajador de Guatemala en Belice, Manuel Roldán Barillas, ha regresado hoy a su oficina en la ciudad. Esto es después de que él fue ” requerido para algunas consultas”.

Hace 11 meses, en abril de 2016, un equipo beliceño de la policía de patrulla conjunta disparó y mató al guatemalteco Julio Alvarado Ruano de solo 13 años, en la zona de el Chiquibul.

Un equipo de expertos independientes entregó un informe dando a conocer que el equipo policial beliceño no había cometido ningún error un informe que el gobierno guatemalteco rechazó, y del cual, en su momento, se quejó amarga y públicamente.

Pero, si bien las relaciones entre Belice y Guatemala siguen estando fracturadas desde que se publicó ese informe, el silencioso regreso del embajador sugiere una cierta normalización de las relaciones de otro modo tensas. El embajador de Guatemala, por cierto, no estuvo disponible para dar declaraciones.

Y mientras los guatemaltecos de alguna manera están enviando una señal a Belice con el regreso de su embajador, en conversaciones privadas están pidiendo una reapertura de la investigación sobre el tiroteo fatal de Julio Reynosa, a lo cual es probable que el gobierno de Belice se oponga.