Gobierno y oposición se unen para blindar las reservas de la nación


Gobierno y oposición lograron conciliar posiciones y cerrar filas para proteger las reservas de la nación de acciones del Grupo Ashcroft para tratar de cobrarle al país compensaciones que las autoridades locales ya han dicho que no cancelarán.

El temor sobre estas acciones fue expuesto en la Cámara de Representantes por el primer ministro Dean Barrow, quien planteó una estrategia legal para proteger las reservas en el Banco Central de Belice. La propuesta también logró el consenso entre todas las fuerzas políticas en el Senado.

Lord Michael Ashcroft intenta en tribunales de Estados Unidos una decisión obligante para el gobierno de Belice a fin de cobrar 50 millones de dólares pendientes por compensaciones de antiguos litigios, que han sido ventilados en tribunales arbitrales, pero que la administración de Barrow se ha negado a pagar.

De hecho, el llamado Grupo Ashcroft ya presentó una moción en el tribunal de distrito en Washington DC para que se hagan cumplir las sentencias arbitrales. Además, tendría la intención de actuar sobre activos de la nación, como las reservas internacionales, a fin de hacerse del monto pendiente.

El Gobierno lo que ha tratado es de desvincular las reservas de los activos de la nación, a objeto de preservarlas. Barrow señala que las reservas son un objetivo para “los depredadores que buscarían colapsar nuestra economía”.

En el Banco Central de Belice se estiman en más de 370 millones de dólares las reservas internacionales, que son una garantía para la nación y permiten un margen de cerca de cinco meses de importaciones.

No hay que olvidar que Belice Social Development Ltd. tiene pendiente el cobro 22,5 millones de dólares, BCB Holdings Ltd. (Caribbean Investment Holdings Ltd.) y el Belize Bank Ltd. tienen un reclamo por 27,4 millones de dólares, montos que podrían descontarse de las reservas, tomando en cuenta que el Gobierno dijo públicamente que no les pagará aun cuando existan sentencias internacionales que así lo determinen.

Si bien desde la oposición hubo cuestionamientos al procedimiento del Gobierno para impulsar la propuesta legal para blindar las reservas y al Banco Central de Belice, la misma logró avanzar al punto de que una vez que los Gobernadores Generales la aprueben se convertirá en ley.