Ascenso de Trump reaviva los temores en Centroamérica


Los ojos del mundo están puestos en Estados Unidos con el arribo formal de Donald Trump a la presidencia en medio de históricas protestas dentro de su territorio. En América Latina y, muy especialmente, en Centroamérica la inquietud por el nuevo mandatario es mayor, porque se esperan decisiones que puedan afectar el normal desenvolvimiento de la región.

Uno de los grandes temores se centra en la posibilidad de que inicie un proceso masivo de deportación de inmigrantes. No hay que olvidar lo que Trump ha dicho al respecto: “Lo que vamos a hacer es que vamos a echar del país o vamos a encarcelar a todos los que tienen antecedentes criminales, traficantes de drogas, miembros de bandas, probablemente dos millones, podrían ser hasta tres millones. Los vamos a sacar del país. Están aquí ilegalmente”.

Esto tendría graves consecuencias, ya que implica reabsorber a estas personas en sus países de origen, de donde emigraron por falta de oportunidades, altos niveles de violencia y criminalidad, entre otros problemas. Muchos países centroamericanos no han superado estas circunstancias, las cuales pueden agravarse si regresan miles y miles de repatriados en busca de empleo, vivienda y servicios básicos.

A esto se suma el hecho de que muchos de los que emigraron a Estados Unidos enviaban remesas a sus países para ayudar a los familiares que dejaron atrás, una fuente de recursos que podría cortarse con las deportaciones.

Una de las primeras reuniones de Trump como presidente de Estados Unidos con el mandatario de un país directamente afectado por sus amenazas será con su homólogo mexicano. Pero hasta los pequeños detalles hablan de las difíciles relaciones que se avecinan con Trump.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, informó este fin de semana que Trump “conversó con el primer ministro de México, Peña Nieto, sobre una visita, sobre comercio, inmigración y seguridad. La visita ocurrirá el 31” de enero. Vale decir que el cargo real de Peña Nieto es el de Presidente de México.

Trump ha atacado directamente a los mexicanos y asegura que construirá un muro entre los dos países para contener el paso hacia su territorio. De allí la importancia de esta reunión con Peña Nieto ahora que Trump ya ejerce formalmente la Presidencia.