Comité de inversionistas no acepta propuesta para reestructurar deuda


Los tenedores de bonos 2038 de Belice, organizados en un comité, rechazaron el cambio en las condiciones de esos papeles que fue propuesto por el Gobierno de la nación, según un despacho de la agencia Reuters.

El grupo de estos inversionistas, designado por la mayoría de los tenedores de las notas 2038 y reconocido por el fiduciario, Bank of New York Mellon, emitió un comunicado que los propuestos cambios podrían reducir el valor actual neto del bono en más de 40%.

Belice solicitó a los inversionistas que firmaran un consentimiento para proceder a la modificación en los términos de la amortización y del cupón de los bonos, argumentando dificultades para cumplir con los compromisos debido a dificultades en materia económica.

Originalmente existía en el mercado la certeza de que los inversionistas aceptarían, pero ahora el panorama cambia. Debido a las cláusulas del contrato de estos papeles se necesita que 75% de los inversionistas acepte el cambio para que pueda proceder.

Según Reuters, es muy probable que este porcentaje no se logre sin el acuerdo de los miembros del comité.

Vale señalar que el comité dijo que las medidas económicas que Belice ha presentado hasta el momento hace poco probable que reduzcan los riesgos futuros tanto en lo que respecta a la sostenibilidad de la deuda como a la estabilidad del tipo de cambio.

Asimismo, los inversionistas le piden al gobierno que solicite asistencia técnica en el desarrollo de un programa de ajuste integral que podría provenir de organismos multilaterales.

Sin embargo, ya el Gobierno de Dean Barrow  ha descartado ceñirse a las “recetas” de organismos como el Fondo Monetario Internacional.

El comité de tenedores de bonos se formó a fines del año pasado por Greylock Capital Management, Grantham Mayo van Otterloo, Steadfast Insurance Company y Capital Markets Financial Services.

Notas relacionadas:

Belice solicita consentimiento de inversionistas para cambiar condiciones de bonos

Belice descarta ceñirse a las recetas del FMI