Violencia destruye el desarrollo de Centroamérica


Guatemala, Honduras y El Salvador poseen las mayores tasas de homicidios del mundo en regiones sin conflicto armado, según destaca un trabajo de la cadena Telemundo que detallaremos a continuación.

Estos tres países centroamericanos conforman el llamado Triángulo Norte de la región, conocido también como el Triángulo de la Muerte de Centroamérica.

El tema de las pandillas es clave en la escalada de la violencia que se vive en la zona. Algunas se han integrado fuera de las fronteras de sus países de origen y han terminado convertidas en puentes con el crimen organizado y las redes de narcotráfico de México.

Los datos citados en el reporte indican que en el triángulo de estos tres países el promedio de homicidios superó los 60 por cada 100 mil habitantes en 2015 y, aunque no se tienen números conclusivos de 2016, la previsión no es alentadora.

Cifras preliminares indican que en El Salvador se reportaron en el primer trimestre del año unas 23 muertes violentas al día, mientras que en 2015 el promedio fue de 18 por día.

Verisk Maplecroft clasificó a Guatemala como el país con más alto índice de criminalidad de América Latina en 2016 y el segundo del mundo después de Afganistán.

En Honduras, por su parte, se ha delegado parte del resguardo escolar en los militares, que hacen rondas armadas para controlar el acceso de las bandas a los jóvenes.

La situación condujo a los mandataros de Honduras, El Salvador y Guatemala a conformar en noviembre la llamada Fuerza de Tarea Trinacional, donde militares, policías y expertos en inteligencia de los tres países se integrarán para su despliegue en las fronteras para realizar operaciones coordinadas de seguridad, intercambiar datos y hacer entrega rápida de detenidos, además de constituir unidades especiales de “alto nivel de seguridad”.

La violencia galopante pone en jaque toda la estabilidad de la zona y ahoga el desarrollo de esos países. De hecho, cifras del Institute for Economics & Peace muestran que la criminalidad destruye 8% del Producto Interno Bruto (PIB) centroamericano.

Sergio Maydeu-Olivares, analista en conflictos armados, violencia y desarrollo del Barcelona Centre for International Affairs, fue consuktado por Telemundo sobre esta situación. A su juicio, el terror impuesto por las pandillas es un factor más que empuja la inmigración de centroamericanos hacia Estados Unidos.

En octubre, 46.195 personas fueron detenidas, en comparación con 39.501 en septiembre y 37.048 en agosto, tal como lo anunció el Secretario de Seguridad Nacional de ese país, Jeh Johnson.