Gobierno lanza tres propuestas a tenedores de bonos


Belice solicita a los tenedores de los bonos 2038 un cambio en las condiciones de pago de esos papeles. Según la sección 24 de los Términos y Condiciones de dichos bonos, si los inversionistas que poseen por lo no menos 75% del monto de capital pendiente aceptan la propuesta, dicha enmienda será vinculantes para todos.

Así se busca que los tenedores de bonos firmen una Declaración de Consentimiento, que les será remitida en enero próximo por las autoridades, para que el ajuste en las condiciones entre en efecto a más tardar el 20 de febrero de 2017 (que es la fecha del próximo pago de cupón).

De acuerdo con un comunicado publicado por el Banco Central de Belice, el Gobierno no espera que estas modificaciones requieran la emisión de nuevos valores o el canje de los bonos existentes.

En esencia el Gobierno les está planteando a los inversionistas tres posibles estructuras de acuerdo “para colocar los bonos en una base sostenible”.

La primera opción busca reducir el principal pendiente o el monto nominal de los papeles, para colocarlo en “un nivel manejable”, para lo que habría que hacer una enmienda en los bonos. No obstante, el rendimiento o cupón y el cronograma de pago quedarían intactos.

La segunda, apunta a modificar el calendario de amortizaciones y el cupón de los papeles manteniendo intacto el principal de los bonos.

Actualmente los bonos están sujetos a una programación semestral y el cupón tiene contemplado un ajuste a partir del 20 de agosto de 2017, cuando pasará de 5% a 6,767%. Ante esto se plantea ajustar la deuda al formato “bullet”, es decir, postergando el pago del principal en cuotas semestrales en el último trienio, lo que se combinaría con un ajuste del cupón.

deuda

El tercer punto propuesto es mixto e incluye una extensión de la fecha de vencimiento final de los bonos, así como la modificación del calendario de amortizaciones y del cupón, “para lograr un perfil sostenible para el instrumento”.

Como parte de los argumentos que el Gobierno está ofreciendo para invitar a los tenedores de los bonos a una reestructuración se cuentan las severas dificultades económicas que enfrenta el país. Se afirma que, aunque se han hecho esfuerzos en materia fiscal, persiste un déficit de gran magnitud.

El problema incluso supera la expectativa de lograr aumentar los ingresos en 2% del Producto Interno Bruto entre 2017 y 2018 y, a la par, rebajar el gasto en un monto equivalente a 1% del PIB.

De hecho, el flujo de caja para poder pagar las obligaciones depende del aumento de la deuda.

Se calcula que las reservas internacionales terminen 2016 en 380 millones de dólares, 22% por debajo del nivel de hace dos años.

Falta que los inversionistas tomen una decisión que mayoritariamente le permita al Gobierno proceder al cambio deseado en los términos de los bonos con vencimiento en 2038.