Persiste explotación ilegal de oro en Parque Nacional Chiquibul


El Parque Nacional Chiquibul es una zona azotada por la explotación ilegal de sus recursos naturales generalmente por personas que traspasan la frontera. Este es el caso de dos guatemaltecos que fueron retenidos la semana pasada cuando fueron encontrados en labores de extracción de minerales, haciendo lo que se llama “lavado de oro”.

La labor conjunta de la Fuerza de Defensa de Belice, las patrullas de guardaparques y la policía dio lugar a la detención de Aníbal Quiix Cucul y José Amílcar García Morales, quienes ya habían ingresado antes a territorio para la explotación de minerales. Uno de ellos comentó que 2,5 gramos son vendidos por 500 quetzales en Guatemala o 135 dólares de Belice.

El “lavado de oro” es una de las prácticas más antiguas de la minería que afecta los ecosistemas acuícolas y que acarrea, entre otros efectos, la sedimentación de los ríos. En las cabeceras del río Chiquibul se concentran los efectos de este sistema aplicado por los buscadores de oro que operan sin control alguno y evadiendo todas las obligaciones de ley.

El Parque Nacional Chiquibul abarca unas 106 mil hectáreas. Alrededor de 1.800 hectáreas han pasado a ser utilizadas con fines agrícolas, una situación que implicó la deforestación de una porción importante del área de esta reserva, poniendo fin con parte del ecosistema.

No todas las invasiones ilegales llegan desde Guatemala, también las hay desde Belice.