Desempeño económico de Belice desentona con el de Centroamérica


Según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, la economía centroamericana crecerá en su conjunto un 3,9 % en 2016 y un 4,1 % en 2017, tras el 4,2 % de 2015. Sin embargo, Belice no se mueve dentro de la tendencia.

Este año se espera que la economía beliceña sufra una contracción de 1,5% del Producto Interno Bruto, tomando en cuenta el impacto de las cuentas fiscales, la desaceleración productiva y los pagos de compromisos como los de BTL. Para 2017 el panorama no es del todo favorable.

La nación tiene programados pagos de intereses de los bonos 2038 por US $ 13,2 millones y U$ S 17,8 millones para el próximo año, algo que compromete el margen de maniobra fiscal, por lo que se hacen esfuerzos por lograr una revisión de las condiciones de esa deuda.

En cuanto a comercio exterior, Belice está más alineada con la región. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la dinámica del comercio exterior de América Latina y el Caribe tiene el peor desempeño en ocho décadas.

En 2016, el valor de las exportaciones de la región caerá por cuarto año consecutivo y se contraerá 5% debido al menor dinamismo de la demanda mundial por sus productos y la creciente incertidumbre. De todos modos, esta caída es sustancialmente menor a la de 2015 (-15%). Por su parte, sus importaciones se reducirán en 9,4%, cifra similar a la registrada en 2015 (-10%).

En este contexto, la reducción del comercio intrarregional, estimada en -10%, implica una caída mucho mayor que la de las exportaciones al resto del mundo, tal como ocurrió en el trienio previo, siendo la dinámica especialmente negativa en el comercio entre las economías de América del Sur.

Las exportaciones de Belice vienen perdiendo terreno, aunque con una relativa estabilidad. Según las estimaciones de la Cepal, se ubicaron en 589 millones de dólares en 2014, en 538 millones en 2015 y para 2016 se proyectan en 519 millones de dólares.

En el caso de las importaciones se reportaron 926 millones de dólares en 2014, unos 961 millones en 2015 y para 2016 se proyectan 930 millones.

La nación necesitaría fortalecer algunos de sus sectores clave para poder reimpulsar su rol en las corrientes comerciales de la región y hacia otras latitudes.