Hoy Belice celebra el Día del Asentamiento Garífuna


Hoy es el día del Asentamiento Garífuna y aunque en el Sur, el Centro y el Oeste los beliceños celebran los ritmos y las raíces de esta vibrante cultura, es en Punta Gorda y Dangriga donde especialmente se festeja este día con la ceremonia de Yurumein, que recrea la llegada de los garífunas a las costas de América Central.

Históricamente se dice que los garífunas llegaron a Belice el 19 de noviembre de 1823, por eso este día los participantes del Yurumein levantan orgullosos su bandera, entonando cantos, que al ritmo de los tambores reconstruyen la llegada de sus antepasados.

alice-sabalAlice Sabal, espectadora de la celebración comenta que con esta ceremonia “estamos celebrando nuestra música, nuestro idioma, nuestra manera de vestirnos, es lo que los jóvenes garífunas celebramos hoy”.

Esta es una gran celebración y el Yurumein es solo el comienzo, a medida que los participantes llegan a la costa, un grupo comunitario le da una calurosa bienvenida en medio de un espectáculo especial, luego continúan en procesión a la Iglesia del Sagrado Corazón donde se oficia la misa.

Esta es una ceremonia vibrante y floreciente, en la que es necesario plantearse  la participación de la juventud, que aunque inundan el puente, las calles y las orillas de los ríos, surge el interrogante de si realmente están allí para celebrar su herencia.

Para la espectadora del evento Joycelyn Lambey, si bien hay una abundante presencia de jóvenes, ellos están allí más para unirse a la fiesta que para celebrar el legado de los Garinagu, que aunque tienen una rica cultura, cada vez se hace menos atractiva para los más pequeños.

Imani Palacio, una de las participantes de la ceremonia, dice que ella disfruta todos los años su participación, lo que hace desde que está en la escuela primaria, demostrando cada año su amor por sus antepasados.

trevan-castilloPor su parte, Trevan Castillo, otra de la participantes dice que elije ser parte de Yurumei porque sus antepasados también lo hicieron y porque al formar parte de ello contribuye a que su cultura no se pierda.

Alice Sabal, la madre de Imani, expresa que para ellas es fácil porque normalmente escuchan música garífuna en casa y hacen que los niños practiquen las canciones, así cuando crecen pueden participar en cualquiera de las actividades de la celebración.

darwin-linoPara Darwin Lino, baterista, no es necesario esperar los 19 de noviembre para difundir la cultura garífuna, esto es algo que hay que hacer siempre, mantener viva y difundir su cultura correctamente durante todo el año.

Por todo esto se puede afirmar que este es un evento retrospectivo y prospectivo. Es un fuerte vínculo con el pasado, pero también con el futuro. Una importante  lección de historia y perseverancia que debe ser dada a las venideras generaciones.