2017 para Belice se proyecta a la sombra de la crisis económica


El año 2017 se presenta como un reto para Belice. El Gobierno lo sabe y por eso intenta aligerar la carga de la deuda, negociando un cambio de condiciones con los inversionistas que poseen los bonos 2038 mientras allana el camino para nuevos ajustes que ayuden a compensar los problemas fiscales del país, mientras la población espera para conocer cuál será el impacto de estas decisiones sobre su calidad de vida.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, uno de los factores que ha tenido más peso en la evolución de las cuentas de la nación es el pago a los antiguos accionistas de Belize Telemedia Ltd. (BTL). Esta compensación, que finalmente se decidió en tribunales, no sólo ha generado descalabros en el pasado con su magnitud equivalente a 2,8% del Producto Interno Bruto, sino que sigue pesando en la programación financiera a futuro.

Para julio de 2017 está previsto un pago excepcional de BZ $ 180 millones, un compromiso que pone a las autoridades a buscar fuentes de recursos y vías para poder hacer frente a esta obligación.

Pero no sólo los pagos por la nacionalización de BTL pesan en el desempeño fiscal de Belice. A la realidad actual se suman otros factores como los gastos asociados con salarios del sector público que impactan en el déficit fiscal.

También tiene un gran peso la deuda, un aspecto sobre el cual el Fondo Monetario Internacional emite recomendaciones especiales a la espera de que el país reduzca el peso de los compromisos con respecto a la economía, ya que esto compromete la viabilidad de la gestión.

standard_poors-ok

La calificadora de riesgo Standard & Poor’s, que recientemente degradó la calificación crediticia de Belice, señala que la capacidad de servicio de la deuda soberana se ha vuelto más vulnerable ante un potencial deterioro de las condiciones externas, financieras y económicas, lo que podría reducir la capacidad y voluntad de pago del país.

En buena medida lo que el Gobierno está intentando con los tenedores de los bonos 2038 es aliviar la carga de pagos por deuda en lo inmediato.

Los bonos 2038 son los únicos papeles de deuda pública pendientes en los mercados internacionales. Vale decir que en marzo de 2013 el Gobierno de Dean Barrow negoció un canje de bonos con vencimiento en 2029 por estos nuevos papeles por un valor nominal 529,9 millones de dólares estadounidenses.

deanbarrow

El propio Gobierno está argumentando ante los inversionistas la gravedad de la situación económica para lograr un cambio en las condiciones de pago y aliviar las cargas desde 2017.

El país enfrenta además una baja en la productividad, a lo que se sumó el impacto que tuvo el huracán Earls, por lo que se estima que 2016 cerrará con una caída de 1,5% del Producto Interno Bruto. Este debilitamiento económico puede acentuarse ante la necesidad de que el Gobierno aplique más medidas de tipo fiscal, a fin de que mejoren las cuentas de la nación. Entre estas medidas se cuenta un mayor recorte del gasto y eventuales ajustes en las cargas impositivas.

Las autoridades afirman que cualquier decisión en este sentido será sometida a consulta.

S&P señala que podría revisar la perspectiva crediticia de Belice a estable dentro los próximos 12 meses, si el Gobierno tiene éxito en la aplicación de medidas fiscales eficaces para mejorar las perspectivas de financiamiento y si las reservas internacionales netas se recuperan.