Cinco niños han perdido la vida trágicamente en las últimas seis semanas


La noche del 4 de octubre tres niños resultaron gravemente heridos en un incendio en la Calle Aloe Vera en el área de Lake Independence. El mayor de los pequeños, Aaron Gabourel, de 11 años murió en la casa. Los otros dos, sus primos, Empress Hamilton, de 8 años y Ian Carr, de 4, resultaron con quemaduras de tercer grado en el 90% de sus cuerpos.

Gracias al Fondo de Ayuda para Víctimas de Quemaduras, los pequeños fueron trasladados al hospital Shriners en Galveston, en Texas; pero a pesar de todos los esfuerzos  realizados, las lesiones eran muy severas y ninguno de los niños logró sobrevivir. Ian Carr, murió el 9 de noviembre mientras recibía tratamiento y su hermana falleció ayer en la mañana debido a lo complejo de las quemaduras.

Melissa Hamilton, madre de Ian y Empress regresó de Texas el pasado lunes para realizar los arreglos de la ceremonia funeraria de Ian, y estando en Belice recibió la triste noticia del fallecimiento de Empress, por lo que ahora también deberá enterrar a sus dos hijos.

Melissa contó a los medios que recibió una llamada del hospital, en la que le informaban que el corazón de su pequeña hija había dejado de funcionar y se había parado. A pesar de que los médicos y enfermeras hicieron todo lo posible por salvar a los niños, no pudieron devolverlos con vida a su país.

Ambos cuerpos serán devueltos a Belice el día de hoy, pero la familia no cuenta con suficientes recursos para los actos fúnebres, por lo que solicita colaboración. Quienes deseen ayudarlos los pueden llamar al 604-1220 o al 650-9269.

Además de estos tres pequeños, recientemente también se registró la muerte de Kaylee Álvarez de dos años de edad, quien murió el 27 de octubre; y el asesinato de Tyler Savery, de 7 años. Lo que suma un total de cinco niños de la Ciudad de Belice cuyas vidas han terminado trágicamente en las últimas seis semanas.