Belice tendrá más acceso a préstamos del BCIE


Son varias las limitaciones económicas y financieras que vive Belice. Sin embargo, el país acaba de unirse como socio pleno al Banco Centroamericano de Integración Centroamericana (BCIE) lo que le abre opciones a nuevos créditos.

Esta incorporación fue posible debido a la modificación del Convenio Constitutivo del BCIE, que permite a países de la región gozar de participación plena y de integrar su Directorio y Asamblea de Gobernadores, según informó esa institución.

El presidente Ejecutivo del BCIE, Nick Rischbieth; y el primer ministro de Belice, Dean O. Barrow, suscribieron el acuerdo. Barrow confirmó que Belice completó los términos y condiciones para convertirse en socio regional no fundador de la multilateral.

Belice ya se había incorporado al BCIE el 2 de noviembre del 2006 bajo el estatus de país beneficiario. Como socio regional no fundador podrá ampliar los espacios de financiamiento del BCIE a favor de Belice, previéndose nuevas aprobaciones dirigidos a proyectos de infraestructura económica y social alineados a la Estrategia Institucional 2015-2019 “Integrando el Desarrollo y la Competitividad Sostenible”.

Opción financiera

El presidente del BCIE, Nick Rischbieth, destacó que la nueva posición de Belice en el BCIE permitirá fortalecer la solidez financiera del BCIE ante las agencias internacionales calificadoras de riesgo, potenciando la capacidad de atraer mayores cantidades de recursos y en mejores condiciones para financiar programas y proyectos destinados a cumplir con la misión institucional de promover la integración económica y el desarrollo económico y social equilibrado de la región centroamericana.

Belice se une a Panamá y República Dominicana, quienes en 2016 también cambiaron su estatus dentro del BCIE, estableciendo una estructura de gobernabilidad alineado con el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

dolares

Esta opción del BCIE se abre en un momento complejo para Belice.

La nación ha sufrido el efecto de las políticas de “de-risking”, que intentan cercar la ruta internacional del crimen organizado y del lavado de dinero, por las cuales diversas instituciones financieras globales han cortado vínculos con bancos intermediarios o corresponsales en países que son percibidos como menos estables en materia de regulaciones. Esto ha limitado las operaciones internacionales desde las oficinas bancarias locales.

Además, el país enfrenta problemas económicos, por los cuales el Gobierno negocia una reestructuración de su deuda externa con los tenedores de los Bonos 2038.

Foto: Cortesía de BCIE con Dean Barrow y Nick Rischbieth al momento de la firma