Deuda, crisis económica y más impuestos aparecen en el panorama


El primer ministro hizo un viaje a Estados Unidos como parte de los esfuerzos del Gobierno por reestructurar parte de la deuda de la nación, dada la crisis económica que vive Belice.

Junto a Dean Barrow también viajaron el Secretario de Finanzas, Joseph Waight, y Mark Espat, Embajador de Economía del Gobierno.

deanbarrow

Parte de la premura del Gobierno por reestructurar las condiciones de los bonos 2038 se debe al crecimiento que ha registrado la deuda pública de Belice. Dos años atrás el saldo de la deuda rondaba los $2,3 mil millones, pero para 2017 se estima que llegará a $3 mil millones, según las proyecciones de algunos analistas.

Este cuadro es preocupante en especial a la luz de las explicaciones del Gobierno para negociar con los tenedores de los bonos. Se les ha dicho que la situación económica del país es complicada, que la actividad productiva no crece como se esperaba, que ha aumentado el déficit fiscal y se deteriora la balanza de pagos.

Incluso se remite a información del Fondo Monetario Internacional para avalar los indicadores de esta crisis.

En los hechos, los problemas económicos han llevado al Gobierno a retrasar algunas obligaciones, como ocurrió con el magisterio, e incluso a asomar la posibilidad de aprobar nuevos impuestos para superar las dificultades fiscales.

El ministro de Asuntos exteriores, Wilfred Elrington, asomó recientemente la opción de que podría haber un aumento de impuestos para el próximo año fiscal.

El presupuesto de 2017 debe ser presentado en febrero, y para esa fecha deben estar finalizados los ajustes y los cálculos que determinarán el curso de las cuentas de la nación.

El esquema que el Gobierno seleccione para cubrir o financiar el déficit fiscal será determinante en la evolución del manejo de los dineros de la nación, así como en su impacto en indicadores clave como la inflación.

No hay que olvidar que Estados Unidos afirma que el manejo fiscal de Belice es poco transparente. En su más reciente informe, donde evaluó a unos 140 gobiernos a nivel global que han sido receptores de asistencia financiera, el Departamento de Estado de EEUU hizo un seguimiento de los esquemas bajo los cuales se manejan los recursos y se detectó que 57 de esos 140 países no cumplen los requisitos mínimos de transparencia fiscal. En ese lote se encuentra Belice, donde se presentan demoras en la recepción de la información necesaria para llevar a cabo las auditorías de manera oportuna.