México y Belice redoblan esfuerzos de control en la frontera


La frontera entre Belice y México es un foco de atención para los gobiernos de ambos países, ya que está siendo usada para el tráfico de ilegal de mercancías, por lo que se deben redoblar esfuerzos de común acuerdo para evitar que esta situación persista.

Esta semana tuvo lugar el segundo seminario Binacional México Belice, donde autoridades de ambas naciones intercambiaron opiniones. En este escenario el ministro de Asuntos Exteriores, Wilfred P. Elrington, hizo énfasis en el carácter constructivo de la relación bilateral.

Es precisamente este el espíritu que mueve las decisiones que México y Belice adoptan sobre su zona común.
Para el embajador de Belice en México, Oliver del Cid, se está trabajando activamente para reforzar la frontera con labores de vigilancia, a fin de hacerle frente a los narcotraficantes mexicanos y hondureños que confluyen allí, y que luego estimulan la formación de pandillas.

Las autoridades están conscientes de que la frontera es un paso para el contrabando, pero también sirve para el tráfico de drogas, armas e incluso de personas.

Uno de los puntos fundamentales es combatir que la frontera binacional sea usada como puente de drogas hacia Estados Unidos.

Por su parte el embajador de México en Belice, Carlos Quesnél Meléndez, es partidario de un Acuerdo de Libre Comercio entre ambos países que no sólo ayude a combatir las prácticas ilícitas en la frontera, sino que además estimule actividades económicas complementarias.