Crece el escándalo de las millonarias compensaciones de tierras


Desde hace meses en el país han saltado a la opinión pública varios escándalos sobre irregularidades y corrupción donde se ven involucrados altos funcionarios del Gobierno, situaciones que la administración de Dean Barrow ha enfrentado con algunos cambios estratégicos en su gabinete y la promesa de avanzar en las investigaciones, pero sin acciones contundentes hasta la fecha.

El más reciente de estos hechos está ligado a los pagos de compensaciones millonarias por tierras a particulares, donde presuntamente participó Gaspar Vega cuando era ministro de Tierras. Las denuncias que se vienen formulando alrededor de estas operaciones apuntan a que tales pagos generaron lesiones patrimoniales al país y beneficiaron a familiares y otros relacionados con el funcionario.

Una de las denuncias medulares de este caso se refiere al manejo que se dio sobre un lote de terrenos en Placencia Norte, el cual terminó con un sobreprecio millonario a favor de la empresa participante y en detrimento del dinero público.

El hecho se remonta a febrero de 2012, cuando Ron J. Limited hizo una operación de compra del Bloque 36, parcela 3246, de esa localidad. Para dicha compra la citada firma pagó al Gobierno de Belice de $6.540,30, según se desprende de documentos de registro de la transacción que han circulado públicamente.

En julio de 2015 se vuelve a registrar una transacción sobre este lote de tierras, esta vez a la inversa. El Gobierno requirió comprar la tierra y acordó pagarle $1 millón a Ron J. Limited, 15.000% más que el monto por el cual vendió ese mismo lote tres años antes.

Vanessa Retreage, ministra de Recursos Naturales, aseguró que esta compensación a Ron J. Limited por la devolución del terreno se cuenta entre las operaciones que están siendo sometidas a revisión.

El Gobierno señala que ordenó una auditoría de este y otros casos de compensación de tierras, proceso que a cargo de Dorothy Bradley, cuyos resultados deben hacerse de conocimiento público.

Por su parte el procurador Denys Barrow ha comentado que en los casos de compensación en los que se determine que hubo fraude o un pago indebido es posible un reclamo legal para recuperar la indemnización que fue pagada.

Familiares y amigos

Otro de los escándalos, que llevó recientemente a Gaspar Vega a dimitir como ministro, involucró el pago de una compensación de tierras en la que resultó favorecido su hijo Andre Vega.

Este caso se remonta a 2013, cuando Gaspar Vega autorizó una operación de venta de un terreno cercano a puente Haulover a pesar de que dichas tierras ya tenían un propietario privado. La parcela fue vendida a Hilmar Alamilla, vinculado a Vega, por unos $2.500. Siete meses más tarde Alamilla hace una venta de ese mismo terreno a Andre Vega por $15.000.

En 2015, siendo propietario el hijo del ahora ex ministro, se conoce que hay una duplicación en la propiedad de la tierra, por lo que produce la compensación. Andre Vega acepta un pago de $400.000 por el lote, 2.500% más que el monto suscrito con Alamilla y 16.000% más de lo que originalmente recibió el Gobierno por la venta hecha en 2013.

La información que han dado las autoridades apunta a que se está buscando recuperar ese dinero cancelado en exceso, pero varios líderes políticos de la oposición demandan acciones judiciales contra los funcionarios involucrados en etas prácticas.

Presuntamente el ministro de Trabajo, René Quintero, y varios de sus familiares serían parte de los beneficiarios de indemnizaciones de tierras. Pero no son los púnicos. El tema parece no haberse agotado aún, y cada día se conocen nuevos nombres de involucrados en estas lucrativas operaciones con tierras de la nación.