Chicago Cubs rompe la Maldición de la Cabra y se corona Campeón de la Serie Mundial


Después de 108 años, los Cachorros de Chicago rompieron con la sequía de títulos más larga en la historia de la Gran Carpa. La noche del 2 de noviembre vencieron 8 carrreras por 7 a los Indios de Cleveland, en la décima entrada del séptimo y último juego de la Serie Mundial. Un juego que pasará a la historia como una de las mejores finales del Liga.

La victoria quedará en la memoria de los fanáticos, que buscarán revalidar su título el próximo año gracias a la novel plantilla diseñada por Theo Epstein, Gerente General del equipo y quien también sacudió del maleficio a los Boston Red Sox en el 2004.

Luego de este logro, los Cachorros le pasaron el testigo, literalmente, a los Indios de Cleveland como el equipo que más tiempo tiene sin quedarse con los honores de otoño en el beisbol estadounidense (1948).

¿Qué es la maldición de la cabra?

cabra

Hasta 1945, el equipo sumaba 16 apariciones en la Serie Mundial, aunque su último título había sido en 1908. Aún así, se mantenían como un cuadro fuerte y sólido en la MLB. Pero esa final de 1945 sería la última que disputaría la novena de Chicago hasta el pasado octubre.

La maldición de la cabra comenzó el 7 de octubre de ese año, cuando se jugaba el cuarto duelo de la Serie Mundial entre los Cachorros y los Leones de Detroit. Los de Illinois iban con ventaja de 2 a 1, y estaban a dos duelos de hacerse de nuevo con un título.

Billy Goat había comprado dos boletos para asistir al duelo: el suyo y el de su amada mascota, llamada Murphy. De acuerdo a lo que se cuenta, Billy y Murphy llegaron al  Wrigley Field , pero en la entrada, uno de los guardias le impidió el acceso. El argumento no está muy claro, pero aquí empiezan las alternativas: por un lado, el hedor de la cabra podría resultar incómodo para los demás asistentes; por el otro, estaba prohibido el acceso de animales al inmueble. Hay otras versiones que afirman que Billy y Murphy sí habían entrado pero una vez en las gradas, los demás asistentes reprocharon el aroma de Murphy, por lo que tuvieron que salir.

Como sea, al salir del inmueble, fue que surgió la maldición de la cabra. Billy salió muy molesto del Wrigley y gritando: “Los Cachorros no van a ganar nunca más. Los Cachorros nunca ganarán una Serie Mundial mientras la cabra no sea admitida en el Wrigley Field”.

Esa noche, los Cachorros perdieron con los Leones, y no sólo eso, sino que caerían en una racha que los llevaría a perder la serie. Luego Billy Goat envió un telegrama al entonces dueño del equipo, Phillip K. Wrigley con este mensaje: “¿Quién apesta ahora?”.

Desde entonces, los Cachorros habían seguido una serie de intentos por alcanzar el máximo título del béisbol en Estados Unidos, sin éxito.