Siguen los efectos de la restricción de bancos corresponsales


Son varios los nombres de grandes bancos internacionales que se han replegado de mercados emergentes, latinoamericanos y del Caribe, por temas ligados con las políticas de “de-risking”, que intentan cercar la ruta internacional del crimen organizado y del lavado de dinero, aunque con severos impactos sobre los países afectados.

Las medidas de control a nivel global han hecho que instituciones financieras de países de América Latina y el Caribe, entre otras regiones del mundo, hayan perdido sus corresponsales en bancos de Estados Unidos, que son la vía para realizar operaciones internacionales desde sus oficinas locales.

Esto implica que instituciones financieras globales hayan cortado sus vínculos con bancos intermediarios o corresponsales en países que son percibidos como menos estables en materia de regulaciones.

Según el Banco Mundial, el Caribe es la región del mundo más afectada por este proceso.

Belice no escapa de esta realidad. El Fondo Monetario Internacional reportó que en el país varias entidades han perdido sus bancos corresponsales.

Según estos datos, a marzo de 2016, dos de nueve bancos (que equivalen a 27% de los activos totales del sistema bancario) lograron mantener esta figura intermediaria con todos los servicios bancarios.

El propio Banco Central de Belice ha perdido a dos de sus corresponsales en el exterior. El FMI señala que el tamaño total de los depósitos y préstamos en el país no se ha visto afectado, pero los depósitos movidos internacionalmente han disminuido de manera significativa.

Lyndon Guiseppi, presidente de Belice Bank Ltd., explicó que esa entidad ha sufrido también los efectos de este fenómeno. Sin embargo, aseguró que se están “encontrando soluciones” para solventar los problemas generados y poder garantizarles a los clientes servicios vinculados con manejo de capitales fuera del país. Dijo sentirse optimista y esperar soluciones en el corto plazo.

stylized-examples